jueves, 18 de agosto de 2016

Rutas frikis por NYC: Netflix's Daredevil & Jessica Jones


A estas alturas no es ningún secreto que Netflix lo ha petado con sus series de producción propia ambientadas en el universo de los superhéroes Marvel. Tanto las dos temporadas de Daredevil como el inesperado éxito de Jessica Jones han conquistado a una legión de seguidores, y los recientes trailers de Luke Cage y la producción coral de Los Defensores en la Comic Con de San Diego no han hecho sino incrementar las ansias de ver más del tremendamente exitoso enfoque con el que la popular plataforma de streaming se ha aproximado a unos héroes que, salvo para los aficionados al cómic de toda la vida, nunca han sido demasiado conocidos para el público general.

Y no es para menos. El tratamiento que Netflix ha dado a estos héroes neoyorkinos "a pie de calle" ha sido sencillamente magistral, superando unas expectativas que ya de por sí estaban bastante altas gracias a exitazos del género como Agents of S.H.I.E.L.D o Agent Carter. El realismo y crudeza de los combates, la sobrecogedora atmósfera que desprende cada plano y la sobresaliente calidad alcanzada en todos los apartados técnicos y narrativos han hecho de estas series algo verdaderamente difícil de conseguir: ganarse el reconocimiento unánime no sólo de los marvelitas más exigentes, sino de aquellos amantes de las producciones televisivas de calidad que conocen poco o nada del universo Marvel, mucho menos de personajes bastante menos populares que los omnipresentes Vengadores o X-Men, por poner dos ejemplos conocidos.


Y es que Daredevil, secundario de lujo de los cómics de la Casa de las Ideas, necesitaba desde hace tiempo un urgente lavado de cara tras el fiasco que supuso la película protagonizada por Ben Affleck en el ya lejano 2003. Al margen de la calidad o fidelidad de la cinta hacia la obra original, resulta indudable que la imagen pública del Demonio de Hell's Kitchen quedó profundamente marcada desde entonces, condicionando negativamente a los que conocen a estos personajes por el cine antes que por los recopilatorios de Frank Miller. Gracias a Netflix, esta concepción ha pasado definitivamente a la historia. Affleck es Batman, Cox es Daredevil, y la mayoría estamos más que satisfechos con el resultado. Por ello, gracias, Netflix.

Birch Street...Higgins Drive...Cobalt Lane...
El caso de Jessica Jones es, en mi opinión, aún más meritorio si cabe. Si el enmascarado invidente creado por Bill Everett y Stan Lee pocas veces ha formado parte de la plana mayor del panteón superheroico Marvel más allá de un determinado barrio de Nueva York, nadie o prácticamente conocía a Jessica Jones. Por supuesto, los fans de Alias (el comic, no la serie de TV) conocen las aventuras de esta investigadora con superpoderes desde hace tiempo, y es una aparición recurrente en macrosagas como Invasión Secreta o Civil War. Pero, en términos generales, nadie la conocía en lo más mínimo.

Todo esto cambió, de nuevo, gracias a Netflix. Personalmente, no sólo creo que es una gran serie: considero que Jessica Jones es una de las mayores joyas de la televisión reciente. Sin necesidad de saber absolutamente nada del trasfondo de este personaje (salvo que es la compañera sentimental de Luke "Power Man" Cage), la serie logra atraparte desde el principio hasta el final. Como ocurre con maravillas como la Trilogía del Caballero Oscuro o la novela gráfica Watchmen, no hay que ser fan de los superhéroes o incluso reconocer los guiños que se lanzan a los fans más avispados para disfrutar al 100% de ella. Hay superhéroes, sí, pero es lo de menos. La calidad de la serie por sí misma es de 10. La interpretación del ex Dr Who David Tenant como el villano Kilgrave es de esas que aterran, repugnan y enamoran a partes iguales. Uno de esos malos a los que da verdaderamente gusto odiar, y al que deseas ver morir de la manera más dolorosa posible. Hace que te dé miedo encontrarte con él mientras caminas por Manhattan y te obligue a tirarte el café hirviendo por la cara o hacerte caminar directamente hacia el tráfico. Lo mejor de la serie, y teniendo en cuenta que todo es bueno en ella, desde los giros argumentales hasta la inquietante banda sonora, es mucho decir.

Star-Lord parece no comprender todo lo que se está cociendo en Hell's Kitchen últimamente..
Es por ello por el que llevaba mucho tiempo esperando redactar este pequeña guía del Nueva York del Daredevil y Jessica Jones de Netflix. No están todas las que son, evidentemente, pero os servirá para seguir los pasos de Murdock, Jones, Fisk y Cage por la Gan Manzana mientras esperamos impacientes su regreso.

Así que basta de preámbulos...¡ponéos calzado cómodo y cargad la Metrocard, porque comenzamos!



1. Apartamento de Wilson Fisk (18th St. con 7th Avenue) 



Iniciamos nuestro recorrido en Manhattan, concretamente en el cruce entre la calle 18 con la Séptima Avenida. Allí nos topamos de golpe con uno de los edificios más reconocibles de la primera temporada de Daredevil: el vanguardista y espectacular edificio utilizado para recrear la Fisk Tower. Completamente rodeado de cristal, el lujoso complejo de oficinas demostró ser perfecto a la hora de mostrar de forma literal y metafórica cómo el futuro Kingpin observa todo lo que ocurre a su alrededor en la ciudad que le rodea.

Fuente: untappedcities
Fuente: untappedcities


 2. Tienda de empeños donde va Frank Castle (14th St. con 6th Avenue)

Bajamos hasta la calle 14, girando a la izquierda hasta llegar a la Sexta Avenida. Allí nos situamos en la acera de la derecha, y comenzamos a andar rumbo a Union Square. Mucho antes de llegar a dicho destino, nos encontraremos con este comercio especializado en la compra-venta de artículos electrónicos. A primera vista, nada particular. Una más de las numerosísimas tiendas de este estilo distribuidas por los 5 distritos de Nueva York, donde poder encontrar desde cámaras de fotos a maletas de todos los tamaños y colores, pasando por tarjetas SD, videojuegos, pilas y turistadas varias. Tan poco llamativa resulta que cada semana pasaba por delante sin mirarla dos veces...hasta que me enteré de que fue el escenario de una de las mejores escenas de la segunda temporada de Daredevil.
Y es que resulta que fue aquí donde Frank Castle, brillantemente interpretado por Jon Bernthal, entra a comprar armas. Si habéis visto la serie sabréis cómo termina la historia. Por suerte, cuando fui hace unos días a comprar un reloj despertador Casio de los de toda la vida la transacción se saldó sin problemas ni mayores ofrecimientos de dudosa legalidad por su parte...

Shopping time...

Fuente: untappedcities

A simple vista, nadie podría adivinar que aquí es donde el mismísimo Punisher actualiza su arsenal

3. Union Square


Union Square es una de las localizaciones más conocidas y transitadas de todo Manhattan. Epicentro de movimientos de protesta de la ciudad desde hace décadas, la icónica plaza es escenario habitual de todo tipo de situaciones surrealistas gracias a la hilarante mezcla de cantarines hare krishnas, vendedores ambulantes, timadores ajedrecistas, mimos callejeros, manifestantes y, por encima de todo, gente extraña. El parque de Union Square no es el lugar más recomendable para sentarse a disfrutar de un buen libro sentado en un banco, o dar de comer a las ardillas. La abundancia de drogadictos y gente rara, por decirlo de alguna manera, hace que éste no sea uno de esos parques. 
Por ello, resulta de lo más adecuado que fuera aquí donde los responsables de Jessica Jones decidieran rodar los planos en los que la protagonista, una vez que ha descubierto que su vecino, amigo y entrañable yonki Malcolm es una marioneta más del hijodeputade odioso Kilgrave, decide seguirle. Ni los andares ansiosos de Malcolm ni la silenciosa persecución de Jones desentonan con una zona siempre repleta de actividades ocultas de lo más diversas.


Fuente: untappedcities



Atención, porque a partir de aquí nuestro recorrido se subdivide en dos rutas posibles: una por Manhattan y otra por Brooklyn. Lo mejor es que, independientemente de la que escojáis, las dos incluyen visita a un bar donde reponer fuerzas y brindar merecidamente por vuestro más que demostrado frikismo.

4.1 Opción Manhattan: 7B Horseshoe Vazac Bar, AKA "Luke Cage's Bar" (7th St. con Avenida B)


Si las piernas no os dan para más y consideráis que es un buen momento para poner punto y final a la ruta, una excelente forma de hacerlo es tomando unas cervecitas en el mismísimo bar de Luke Cage. 

Fuente: ibtimes

Esperando a que el Sr. Cage aparezca para refrescarme el gaznate

Bajando por la Cuarta Avenida y girando en dirección este por la calle 9 llegamos a la siempre vibrante Alphabet City, el barrio de la ciudad con más concentración de bares de todo tipo, desde tiki a punk rock, donde cientos de neoyorkinos acuden cada noche para tomar unos tragos. Una ubicación perfecta para rodar tanto el interior como exterior del bar propiedad de Luke Cage que aparece repetidas veces en Jessica Jones (SPOILER, seleccionar texto para leerlo: no os preocupéis, aunque se incendia completamente en la serie, el bar sigue existiendo en la vida real).




El exterior de ladrillo y la puerta roja son las señas de identidad de este enclave recién salido de la serie de Jessica Jones. El sitio es auténtico, ideal para tomarse unas cervezas en la barra o sentado en una de las mesas situadas junto al pinball y la perturbadora máquina recreativa situada al fondo. Tan sólo falta la imponente presencia de Cage tras la barra para completar la experiencia.


Al parecer no es el único momento de fama del Horseshoe, habiendo aparecido en clásicos del séptimo arte tan diferentes entre sí como The Godfather II y Cocodrilo Dundee.


4.2 Opción Brooklyn: Turkey's Nest Tavern AKA Josie's y oficinas Nelson & Murdock (Williamsburg)

Si todavía tenéis cuerda para más recorrido, entonces optaréis por mi opción favorita de las dos: cruzar hasta el conocidísimo barrio de Williamsburg, meca de hipsters de todo el planeta, para visitar dos de las localizaciones más queridas por los fans de Daredevil.
Para ello debemos coger el Metro en Union Square. Al ser uno de los principales nexos del suburbano de la ciudad puede resultar un poco intimidante, pero no os asustéis: coged la Línea L en dirección Brooklyn. No busquéis Uptown o Downtown, ya que esta línea viaja en horizontal cruzando el East River. Una vez dentro, en tan sólo 3 paradas llegaréis a Bedford Avenue, el epicentro de Williamsburg y una de las calles más dinámicas y activas de Brooklyn.

[[Nota importante: a comienzos de 2017, esta línea estará cortada durante varios años debido a obras extensivas de reparación en el túnel como consecuencia de los daños ocasionados por el Huracán Sandy. Si decidís realizar este recorrido a partir de esa fecha, deberéis buscar un camino alternativo o utilizar los autobuses de reemplazo que en teoría pondrán a disposición del público.]]

4.2.1 Turkey's Nest Tavern AKA Josie's (94 Bedford Avenue)


Fuente: untappedcities
Uno de los dive bar (en castellano, "bareto de barrio de los de toda la vida") más populares de la zona, Turkey's Nest Tavern es un lugar perfecto para tomarte unas cervezas y echar unas partiditas al billar entre amigos. Con este concepto en mente, no extraña que fuera transformado para la ocasión en una de las localizaciones que más aparecen en Daredevil: Josie's, el bar donde acuden Matt, Foggy y Karen para relajarse (o crisparse más) después de las tensiones a las que se enfrentan de forma diaria en la oficina. Más que un bar, el pegamento social que une a la pandilla mediante grandes momentos de sana camaradería.

El bar en sí está bien...¡pero encima echar una partida al billar sabiendo que es el mismo al que han jugado los mismísimo actores de la serie es un puntazo enorme!



Iron Man y el CapitánAmérica entierran el hacha de guerra en Josie's


¡Por Nelson & Murdock!

4.2.2 Nelson & Murdock (363 S 4th Street)

Fuente: untappedcities
Finalizamos este recorrido sin salir de Williamsburg, girando hacia la derecha por N12th St y bajando unos 15 minutos por Union Avenue hasta llegar a Hopper St. y de ahí girando a la calle que nos interesa. Aquí podremos poner un merecido broche de oro a nuestro recorrido frente al edificio utilizado para rodar los exteriores del que probablemente sea la localización más importante de Daredevil: la oficina del buffete de abogados Nelson & Murdock, desde donde Matt, Foggy y Karen luchan sin descanso para defender a los vecinos más desvalidos de Hell's Kitchen. 

El Puente de Williamsburg está a unos pocos metros caminando en dirección oeste, una forma perfecta de regresar a Manhattan empapándonos de la atmósfera sucia, industrial y graffitera tan presente en la serie de Netflix y desembocando en las zonas menos apetecibles del Lower East Side. Seguid caminando por Delancey (la calle en la que se basó Stan Lee para crear la ficticia calle Yancy de los comics de Los 4 Fantásticos donde se crió Ben "La Cosa" Grimm) hasta cruzar Bowery y llegaréis a zonas más agradables.

La banda de la calle Yancy (Delancey, en el mundo real), eterna pesadilla del pobre Benn Grimm

Como ya he dicho, hay muchas más localizaciones vistas en Daredevil y Jessica Jones que se hallan fuera de esta ruta. Sin salir de Brooklyn, las escaleras situadas frente a la Laguardia Hall Library del Brooklyn College de Flatbush son el escenario de la charla entre dos jóvenes Murdock y Nelson en plena etapa universitaria que se plantean, entre otras cuestiones, la similitud fonética entre los abogados y los "avocados" ("aguacate" en inglés). En el número 217W de la calle 121 de Manhattan tenemos el edificio donde se rodaron los exteriores de ALIAS Investigations, la oficina de Jessica Jones. Mucho más abajo, en el codiciado barrio de TriBeCa, encontramos el dinner donde Murdock se reúne con su alocada ex-novia Elektra para hablar del mal que está consumiento Hells Kitchen...

Hay decenas de ejemplos para el que quiera ampliar la experiencia, pero considero que la ruta que hemos realizado hoy es una buena manera de rendir tributo a estas dos geniales producciones en una sóla tarde.

Extra: un paseo por Hell's Kitchen
Lo sé, lo sé. ¿Una guía basada en el universo de Daredevil sin pasar ni una sola vez por Hell's Kitchen? ¿En serio? Pues sí, por improbable que parezca, los responsables de estas series prefirieron rodar en otros barrios antes que acercarse a la auténtica Cocina del Infierno. Conozcamos, a modo de bonus track final, un poco de este vecindario de singular nombre e infame reputación de la ciudad que nunca duerme.

Generalmente considerado como el área que va de la calle 34 a la 59 entre las Avenidas 8 y 11 de Manhattan, el barrio de Hell's Kitchen es mundialmente famoso por ser el escenario principal de las historias donde vive sus aventuras el superhéroe Daredevil. De acuerdo a la leyenda, su curioso nombre proviene de los peores años de la ciudad, cuando Nueva York era el campo de batalla sin ley poblado de criminales que vemos en numerosas películas de las décadas de los 70 y 80. Desde luego, no era el mejor momento para visitar la Gran Manzana. Según parece, durante un tiroteo especialmente cruento en dicho barrio, un agente de policía le dijo a su compañero que aquello parecía el mismísimo Infierno...a lo que éste respondió que era la Cocina del Infierno, refiriéndose a que era aún peor. Realidad o ficción, lo cierto es que el apelativo pasó a la historia, quedando asociado a una de las zonas más peligrosas y menos apetecibles de la ciudad gracias a la influencia del Universo Marvel en nuestras vidas.

Hell's Kitchen, rodeado por el Hudson River al oeste, Midtown al este, Chelsea al sur y Columbus Circle al norte
Fuente: Wikipedia
Sé que os lo estáis preguntando: ¿es realmente tan peligroso como vemos en las viñetas o en la serie de Netflix? Bien, para empezar hay que dejar claro un concepto bastante importante: Manhattan es, por lo general, mucho más seguro que Brooklyn, Queens, El Bronx y Staten Island. Pese a tener zonas que claramente pueden ser peligrosas (como East "El Barrio" Harlem, Washington Heights y algunas zonas del Lower East Side), la cantidad de turismo que recibe la isla comparada con el resto de distritos hace que el nivel de seguridad sea bastante más elevado.
El segundo concepto clave es que en Nueva York te puede aparecer el loco más desquiciado e impredecible a cualquier hora del día o de la noche incluso en las zonas más bonitas y tranquilas de la ciudad. América es así.

Dicho esto, y sin conocer en profundidad Hell's Kitchen, la impresión que me da es que ciertas áreas sí pueden llegar a ser peligrosas, aunque ni de lejos como en tiempos pasados. La abundancia de edificios en construcción y áreas industriales a medida que nos acercamos al río Hudson (avenidas 10 y 11) hacen de esta parte el Hell's Kitchen más auténtico, transitado tan sólo por mendigos, gente poco recomendable y algún que otro turista perdido buscando el agua. Las calles comprendidas entre las Avenidas 9 y 8, sin embargo, pueden llegar a ser bastante agradables, con pastelerías, restaurantes y otros establecimientos donde pasar la tarde. De hecho, desde hace unos años se ha puesto de moda rebautizar este barrio como Clinton con el objetivo de desterrar el estigma de "Hell's Kitchen". Buen ejemplo de ello es el Gotham  West Market, un mercado hipster típicamente neoyorkino repleto de bicicletas, cafeterías cool y comida de autor internacional que uno podría esperar en Williamsburg, TriBeCa o el SoHo antes que aquí.

En resumen, cuanto más al este (avenidas 8 y 9), más seguro...aunque si podéis evitar las áreas cercanas a Times Square y la estación de Porth Authority (calle 42), mucho mejor.
Cuanto más al oeste (avenidas 10 y 11), más arriesgado y "auténtico".

El Hell's Kitchen Flea Market (519 9th Avenue) es uno de los mercadillos de este tipo más conocidos de Nueva York. Como podéis ver en estas imágenes, no hace falta buscar mucho para encontrar auténticos tesoros para el coleccionista de comics y juguetes americanos antiguos. Abre solamente los sábados y los domingos.










Comprar un comic de Daredevil (la caída de Kingpin, ni más ni menos) en Hell's Kitchen...check!


Asistentes a la New York Comic Con, celebrada de forma anual en el Javitts Center de Hell's Kitchen

Y por supuesto, Hell's Kitchen se llena cada mes de octubre de miles de aficionados al cine, los cómics, las series de televisión y cualquier otro apartado de la cultura popular que acudimos en masa al centro de convenciones Javitts Center para disfrutar de la New York Comic Con, el mayor evento de este tipo de la Costa Este. 



El skyline de Hell's Kitchen es un paisaje habitual para el asistente a la New York Comic Con


Para finalizar, no os podéis perder la visita al Intrepid, el impresionante portaaviones-museo anclado en el muelle 86 del río Hudson que es frecuentemente ignorado por numerosos turistas.


Independientemente de lo mucho o poco que os interese la aviación y la marina militar estadounidense, es una experiencia verdaderamente fascinante explorar todos los rincones de este espectacular buque repleto de historia que alberga cazas de combate, submarinos nucleares e incluso transbordadores espaciales. Además, existen pocas vistas mejores del skyline de Hell's Kitchen que las que pueden contemplarse desde la cubierta superior.


Un punto y final redondo a la visita a este barrio cargado de mitos urbanos y contradicciones.

Espero que os haya gustado el recorrido. Por mi parte, no puedo evitar despedirme con los alucinantes openings de las dos series que han hecho posible este post. ¡Hasta la próxima!





No hay comentarios:

Publicar un comentario